Mudet

Registro

martes, 1 de marzo de 2016

¿Quieres fortalecer tu marca en Internet?, Storytelling- Lo último del Marketing, el uso de la narración

Mujer, Niña, Flor, Cuento De HadasContar historias es una de las maneras más eficaces para darle vida a tu marca, en la actualidad está tomando fuerza esta estrategia dentro del Marketing de Contenidos conocida como Storytelling, le das a tus productos y servicios una identidad para llegar al público objetivo quien anhela experimentar una conexión especial con tu marca. Para que sea efectiva estas campañas de Marketing, las historias contadas deben ser auténticas, creativas e inspiradoras.

Emotional Branding (Marca Emocional) es una estrategia de marketing progresiva que tiene el potencial para generar ingresos y aumentar la fidelización de tus clientes. Cómo una persona se siente con tu marca determina si compran tu producto. Una marca es una cuestión de percepción. Cuando cuentas una historia que encarna desafíos humanos, se crea una experiencia que impacta a tus clientes.


Fundamentos de la narración

Las historias cautivan por una razón. Desde la infancia hasta la edad adulta nos sentimos atraídos por las lecciones que hemos aprendido, los viajes emocionantes en que nos embarcamos, el conocimiento que obtenemos y la oportunidad de dar rienda suelta a nuestra imaginación.
Las historias celebran nuestra cultura, son un testimonio de la vida que hemos llevado. Las historias también hacen que los mensajes nos lleguen más fácil. Recuerdas como ese maestro de tu escuela utilizó las historias para soportar sus enseñanzas y cómo esas historias te hicieron aprehender el conocimiento? Finalmente somos miembros de una sociedad que buscamos la mejor manera de comunicarnos, expresamos emociones, percibimos el mundo que nos rodea y también a nosotros mismos. Contar historias es la forma más antigua de transmitir el conocimiento, y gran parte de cómo nos fijamos en los hechos.
Cuando elabore la historia de su marca, debe ilustrar lo que es, lo que representa y por qué es importante para la vida de la audiencia que tiene sus propias historias, señalar las etapas concretas para que los lectores se conecten y poder obtener el reconocimiento o recompensa. 
 Las historias están en continua evolución y las iteraciones espontáneas son frecuentes sobre la base de la comunidad, de la cultura y los eventos populares.

Contar una historia no es inventar una historia. De hecho, la razón por la que tu negocio existe, es porque has desarrollado productos y servicios que lo mas probable es que están llenos de historias, han cumplido con las necesidades de tus clientes, han respondido a preguntas, han participado en un nivel emocional, se han conectado, en fin. Y las formas que se han desarrollado soluciones y una propuesta de valor tiene que ver con historias. Es incluso posible convertir un equipo de ventas interno en un libro de narrativa, contando historias de como se han relacionado con la gente.
Contar una historia puede ser un enfoque en un proyecto específico, también un modo de escritura y la creación de contenido, es acoplar las personas y las historias con la experiencias de la marca. Algunas personas dicen que todo buen contenido es contar historias, eso es un mito, a veces el contenido sólo tiene que ser puramente informativo. Buena narración no es incluso directamente sobre ti, tus marcas y tus soluciones, se trata de emociones, experiencias, necesidades y las imágenes escritas y no escritas asociadas con estas emociones y necesidades, en relación con lo que evoca tu marca.


Contar una historia no es un ejercicio aislado, sino una cuestión de coherencia y adaptarse a las cambiantes necesidades humanas, todo lo que hagas, siempre encaja en esa narrativa más amplia de eventos y contenidos de tus campañas. Al igual que un cuento de hadas, una historia cautivadora debe tener tres actos que configuran la situación, crónica del conflicto y ofrecen una resolución, sin embargo, las historias de negocios son únicas, ya que requieren un cuarto elemento - una llamada a la acción, que es a menudo indirecta.
El objetivo último de la comercialización es inspirar, si se motiva el cambio, estimula la compra de un producto o atrae a la gente a tu tienda, sin tener en cuenta el marco de tiempo. El resultado deseado al final conduce la dirección de la historia.

La identificación de historias para contar

Las historias deben ser personales. Piensa acerca de cómo nació tu marca, lo que te inspiró a crear la empresa y cuál es tu misión personal. Pero sobre todo pensar en lo que las necesidades de la "audiencia" fueron antes de hacerlo.
La historia debe ser convincente y, a menudo basado en hechos. Si bien es importante contar tu propia historia, relatos o testimonios de tus clientes tienen mayor impacto a largo plazo en las marcas. El cliente debe ser el personaje principal, con tu empresa que sirve como el personaje de apoyo que ofrece herramientas para ayudarles a crear resoluciones exitosas.
Por ejemplo, si tu patrocina una campaña para comprar un nuevo equipo de juegos para un centro comunitario, la historia debe centrarse en por qué se necesita el equipo y quién se beneficia con eso, concentrarse en uno o dos receptores, que ilustren lo que significa la donación de sus vidas. La alabanza siempre debe venir de otra persona, en forma de una cita, no de un portavoz de tu compañía.
Los testimonios deben ser tu arma más poderosa en la construcción de la lealtad del cliente, un testimonio que está a sólo unas pocas frases es fácil de olvidar, pero una historia que se adentra en la vida y los problemas personales de un cliente, o una crónica de las longitudes de un empleado va a resolver el problema e ilustra los resultados positivos alcanzados por tu marca, y de lo mas seguro es que se quede con los lectores mucho tiempo.

Al tocar el medio más eficaz

Cualquier medio puede ser utilizado para contar una historia, incluyendo blogs, películas, impresión, canales sociales y multimedia. Cada medio provoca una reacción diferente de tu público, por lo que las historias deben ser adaptados a la medida. La clave del éxito es saber qué historia contar y en qué medio. Ágil, mensajes cortos funcionan mejor en la televisión e Internet, mientras que las conversaciones en línea, conferencias y seminarios proporcionan una conexión personal.
Con el fin de ser un buen narrador, debe escuchar a su público para que pueda entender realmente sus deseos y preocupaciones, sus creencias y actitudes. Debe seguir escuchando como su historia se desarrolla para que pueda medir las reacciones de tu público. Deje que esto ayudará a determinar cómo evoluciona tu marca. A medida que tus objetivos y metas cambian, debes planear nuevas iniciativas que impulsan la historia hacia adelante e inspirar a nuevos llamados de acción.

Comenta esta publicación....